domingo, noviembre 18, 2007

El lenguaje es un ordenamiento eficaz de esa enigmática abundancia del mundo. Dicho sea con otras palabras: los sustantivos se los inventamos a la realidad. Palpamos un redondel, vemos un montoncito de luz color de madrugada, un cosquilleo nos alegra la boca, y mentimos que esas tres cosas heterogéneas son una sola y que se llama naranja. La luna misma es una ficción. Fuera de conveniencias astronómicas, que no deben atarearnos aquí, no hay semejanza alguna entre el redondel amarillo que ahora está alzándose con claridad sobre el paredón de la Recoleta, y la tajadita rosada que vi en el cielo de la plaza de Mayo hace muchas noches. Todo sustantivo es abreviatura. En lugar de contar frío, filoso, hiriente, inquebrantable, brillador, puntiagudo, enunciamos puñal; en sustitución de alejamiento de sol y progresión de sombra, decimos atardecer.

J. L. Borges, El tamaño de mi esperanza.

7 Comments:

At 10:20 p. m., Blogger O Raposo said...

O gran Borges: boa lembranza.

 
At 10:40 p. m., Blogger torredebabel said...

sisi o gran Borges.

 
At 9:26 p. m., Blogger Rifo I de Zeuquirne said...

"El lenguaje es un ordenamiento eficaz de esa enigmática abundancia del mundo"
Frase xenial donde as haxa.
Xa había tempo que non andaba vostede por aquí.
Unha aperta.

 
At 11:39 p. m., Anonymous pablo said...

Mañá vou reler isto. Demasiada profundidade para esta hora da noite,
Un saudo

 
At 2:06 a. m., Blogger A elfiña dos soños said...

Vaia endexamais pensara na reducion do vocabulario, puidendo narrar con profundidades e quedamos na superficie

 
At 8:01 p. m., Blogger Beluka said...

Ordenamento eficaz... Que boa forma de expresalo. Se cadra a linguaxe é, sen máis, o mundo. Velo sen palabras é absurdamente insípido.
Apertas!

 
At 8:15 p. m., Blogger Lúa said...

que bó!!

 

Publicar un comentario

<< Home